¿ Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68



! SUSCRIBIRSE !

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
  

Difusión del Evangelio, según el calendario católico, en su forma extraordinaria (calendario tridentino de 1962)

Domingo de Quincuagésima



Lecturas


Evangelio según San Lucas 18,31-43.
Después tomando Jesús aparte a los doce apóstoles, les dijo: Ya veis que subimos a Jerusalén, donde se cumplirán todas las cosas que fueron escritas por los profetas acerca del Hijo del hombre;
porque será entregado en manos de los gentiles, y escarnecido, y azotado, y escupido;
y después que le hubieren azotado, le darán la muerte: y al tercer día resucitará.
Pero ellos ninguna de estas cosas comprendieron; antes era éste un lenguaje desconocido para ellos, ni entendían el significado de las palabras dichas.
Y al acercarse a Jericó, estaba un ciego sentado a la orilla del camino, pidiendo limosna.
Y sintiendo el tropel de la gente que pasaba, preguntó qué novedad era aquella.
Le dijeron que Jesús Nazareno pasaba por allí de camino.
Y al punto se puso a gritar: ¡Jesús, hijo de David, ten piedad de mí!
Los que iban delante, le reprendían para que callase. Pero él levantaba mucho más el grito: ¡Hijo de David, ten piedad de mí!
Se detuvo entonces Jesús, y mandó traerlo a su presencia; y cuando lo tuvo ya cerca, le preguntó,
diciendo: ¿Qué quieres que te haga? Señor, respondió él, que yo tenga vista.
Le dijo Jesús : Tenla: y sábete que tu fe te ha salvado.
Y al instante vio, y le seguía celebrando las grandezas de Dios. Y todo el pueblo, cuando vio esto, alabó a Dios.



Extraído de la Biblia Torres Amat.


 
©Evangelizo.org 2001-2017