¿ Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68



! SUSCRIBIRSE !

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
  

Difusión del Evangelio, según el calendario católico, en su forma extraordinaria (calendario tridentino de 1962)

Santa María Magdalena, Penitente



Lecturas


Evangelio según San Lucas 7,36-50.
Le rogó uno de los fariseos que fuera a comer con él. Y habiendo entrado Jesús en casa del fariseo, se puso a la mesa.
Cuando he aquí que una mujer de la ciudad, que era, o había sido, de mala conducta, luego que supo que se había puesto a la mesa en casa del fariseo, trajo un vaso de alabastro lleno de bálsamo o perfume;
y arrimándose por detrás a sus pies, comenzó a bañárselos con sus lágrimas, y los limpiaba con los cabellos y los besaba, y derramaba sobre ellos el perfume.
Lo que viendo el fariseo que le había convidado, decía para consigo: Si este hombre fuera profeta, bien conocería quién, y qué tal es la mujer que le está tocando, o que es una mujer de mala vida.
Jesús respondiendo a su pensamiento, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Di, maestro, respondió él.
Cierto acreedor tenía dos deudores, uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta.
No teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos la deuda. ¿Cuál de ellos a tu parecer le amará más?
Respondió Simón: Hago juicio que aquel a quien se perdonó más. Y le dijo Jesús : Has juzgado rectamente.
Y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? Yo entré en tu casa, y no me has dado agua con que se lavaran mis pies; mas ésta ha bañado mis pies con sus lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos.
Tú no me has dado el ósculo de paz; pero ésta desde que llegó no ha cesado de besar mis pies.
Tú no has ungido con óleo o perfume mi cabeza; y ésta ha derramado sobre mis pies sus perfumes.
Por todo lo cual te digo que le son perdonados muchos pecados, porque ha amado mucho. Que ama menos aquel a quien menos se le perdona.
En seguida dijo a la mujer: Perdonados te son tus pecados.
Y luego los convidados empezaron a decir interiormente: ¿Quién es éste que también perdona pecados?
Mas él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vete en paz.



Extraído de la Biblia Torres Amat.


 
©Evangelizo.org 2001-2017